De los golpes de incienso a la mitra y el báculo
Fecha Jueves, 28 mayo a las 00:45:56
Tema Villaturiel


La ceremonia religiosa que ayer ofició el Nuncio papal cumplió varios rituales. Los 26 sacerdotes que ocuparon el altar del Santuario entraron por la puerta lateral izquierda del templo portando la cruz y el Evangelario. La pequeña procesión fue acompañada de cánticos.

FUENTE: DIARIO DE LEON

La lectura Monteiro leyó casi al comienzo, a las 12.40 horas, la concesión del título de basílica menor, el denominado protocolo 193 de la diócesis legionensis. El nombramiento vincula estrechamente el Santuario de La Virgen del Camino con la Santa Sede en Roma y con el obispo de la capital italiana. La petición partió de los Dominicos y del Obispo, Julián López, que presentaron una amplia documentación de la historia, el significado y la relevancia del Santuario desde el punto de vista litúrgico, pastoral, espiritual, artístico y social.


El ritual
Para escuchar el evangelio de San Mateo, el nuncio retiró la mitra de su cabeza en señal de respeto a la palabra divina, después besó el evangelario y se apoyó en el báculo. En la consagración, agitó el incienso sobre el cuerpo y la sangre de Cristo, recorrió el altar y un ayudante, dio seis golpes de incienso en su dirección, la de los obispos y los feligreses.


Tres alcaldes
En el banco de autoridades se sentaron los alcaldes de Valverde, Valdefresno y Villaturiel, que echaron de menos al representante leonés en el acto. David Fernández recordó la importancia del título, que en León sólo tenían La Encina y San Isidoro.






Este artículo proviene de Portal de Villaturiel
http://www.villaturiel.com