De vuelta a la tradición del trillo
Fecha Lunes, 28 agosto a las 20:51:32
Tema PHP-Nuke


Los vecinos de Villaturiel recrearon ayer una completa siega de sus campos de cebada para recordar la cultura del trabajo en el campo utilizando las herramientas de la época.

Fuente Diario de León

Guadaña en mano, y con la cabeza protegida por un sombrero de paja, un grupo de vecinos de la localidad leonesa de Villaturiel recrearon ayer una jornada de labranza como las que realizaban antaño. La iniciativa la tomó la asociación de jubilados del municipio, con la intención de hacer un recordatorio de las labores del campo con las que se ganaban la vida, no hace demasiados años, y recuperar, de alguna manera, esta tradición de trabajo rural. Recrearon un auténtico trillo y ayudados por unas sumisas parejas de vacas y por los instrumentos campestres necesarios para la ocasión (rastrillos, palas, calderos y guadañas) llevaron a cabo la siega de un campo de cebada.

El botijo y el buen humor fueron los ingredientes imprescindibles para el óptimo desarrollo de la actividad; el primero, relleno de agua o vino, necesario para apaciguar la sed que ocasiona el duro esfuerzo que suponen las tareas del campo -más en unas horas de verano tan calurosas- y el segundo, fruto de la ilusión de los mayores, que homenajeaban lo que tantas veces vieron hacer a sus padres e incluso ellos mismos realizaron con sus propias manos.

Todos manos a la obra

Mujeres, hombres y niños participaron en la recreación de la recogida del cereal, destacando entre ellos un muy desarrollado sentido del trabajo en equipo. Todos acudieron vestidos con trajes típicos de la época y el momento que querían recordar; camisa blanca o de rayas arremangada, pantalón oscuro, chaleco negro y sombrero de paja, y algunas mujeres también se ataviaron con mandiles y pañuelos en el pelo. Además estaban acompañados por un conjunto de mujeres que lucían hermosos trajes regionales de León, quienes, bajo su supervisora mirada, alegraban y distraían a los trabajadores para hacer más llevadera la jornada.

Gracias al evento, los niños que acudieron ayer a Villaturiel abandonaron por un rato la televisión y los pasatiempos con los que hoy en día se entretienen y pudieron ver con sus propios ojos algo que, por no pertenecer ya a su rutina ni a la realidad de sus tiempos, de otra manera quizás no hubiesen conocido nunca. Un bonito homenaje a la trilla y a la cultura del trabajo en el campo, que perdurará en el recuerdo de los habitantes de la localidad por mucho tiempo.





Este artículo proviene de Portal de Villaturiel
http://www.villaturiel.com